Erradicación de falsos ídolos

erradicar idolos

Últimamente me estoy aficionando a las críticas, y no pretendo que así se me etiquete, pero la actualidad requiere muchas veces de un tironcito de orejas a quien corresponda, y en este caso vuelve a ser a los padres.

Desde su más tierna infancia intentamos inculcar a nuestros hijos unos valores, y buscamos conseguir que actúen y piensen de la manera más correcta posible… aunque lo correcto e incorrecto, lo bueno y lo malo viene a ser muy relativo. Nos encontramos con una opinión distinta por cada persona que hay en nuestro entorno.

Pero supongamos que todas las personas que intervienen directa o indirectamente en la vida de nuestros hijos pensaran de una misma forma. Todo un mismo bloque de vecinos, barrio, o ciudad ajustados a una misma ideologia o forma de pensar. ¿Podría esto garantizarnos una educación adecuada para ellos? ¿Estaríamos cubriendo cualquier interferencia insana que pueda llevar al traste todo el trabajo de este equipo? Por desgracia, no.

Frecuentemente surgen conversaciones en las que hablamos del mal ejemplo que dan los futbolistas por su falta de deportividad fingiendo las caídas, faltando el respeto a los árbitros y a sus entrenadores, o con conductas agresivas. Además, caemos en el error de ver su lado más oscuro sin valorar todo lo bueno que también aportan y no nos damos cuenta (o no queremos ver).

Pero los ídolos de nuestros niños no son solo ellos… ¿Conocéis cuáles son los personajes de televisión favoritos de vuestros hijos, los programas que más ven, o sabéis los temas que tratan?

Os extraigo cuatro ejemplos distintos muy populares y para distintas edades:

  • Justin Bieber: El famosísimo cantante, idolatrado por millones de adolescentes es imagen viva del derroche y la sobrevalorización de la fama. Pese a que en su día a día los pequeños estén continuamente escuchando hablar sobre solidaridad, ayudas a los necesitados, ahorrar, etc,  están viendo como la persona que más admiran se permite el lujo se satisfacer todos sus caprichos y llega a considerarlo como un derecho que todos debemos tener (cada uno dentro lo que sus posibilidades más o menos puedan permitirle). (NOTICIA)
  • Protagonistas de la serie “Física o Química”: La recreación de la historias de sus personajes en torno a un instituto les lleva a representar escenas tan  inapropiadas como irreales (tríos sexuales, embarazos adolescentes, revoluciones escolares, falta de respeto y magnificación de derechos sobre los deberes),  llegando a crear un excesivo interés por incorporarse aceleradamente a la vida del adulto. (VIDEO)
  • Luchadores de “Pressing Catch”:  A sabiendas de todos que se tratan de actuaciones y luchas fingidas, se ha convertido para algunos niños en un juego popular sin ser conscientes de como les va haciendo mella y sesgando todas las actitudes cariñosas o de afecto inculcadas, y se familiarizan con conductas agresivas que llegan a asimilar y a extrapolarlo a la vida cotidiana. (IMAGEN)
  • Shin Chan: Su descaro, sinvergonzonería, falta de valores, y el recochineo frente a sus padres le convierten en todo un antihéroe que le hace triunfar dentro del público más joven de la casa. (VIDEO)

Cuatro ejemplos, de otros tantos que hay, y que diariamente bombardean a los pequeños las distintas cadenas haciéndonos creer que la simpatía o risa es sinónimo de buen ejemplo para nuestros niños.

¿De qué nos sirve dedicar tanto tiempo a su educación si después no mostramos el más mínimo interés por filtrar sus intereses o evitar todo personaje que pueda ser motivo de una errónea admiración?

Aldir Fernández Cañete

(@aldirferca)

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s