#Cuestióndeeducación: No solo es el sistema educativo.

cuestiondeeducacion1

El pasado 3 de febrero, la Sexta inició la temporada de Salvados con un programa titulado “cuestión de educación”, sirviéndose de la tan mencionada “reforma” de Mariano Rajoy en educación para encaramarse a la ola en esta nueva etapa del programa. El resultado fue un análisis de la educación en Finlandia que nos daba todas las razones del mundo para ocupar el “farolillo rojo” en el informe PISA.

La información del sistema educativo finlandés a todos los que trabajamos en el mundo de la docencia no nos es ajeno. Particularmente, “Un finlandés en Alemanía”, de Julio Almeida (profesor de Sociología de la Universidad de Córdoba) comenzó a abrirme los ojos.

Finlandia no ha llegado a la cabeza del informe PISA por alguna razón arbitraria. Cierto es que su sistema educativo dista a años luz del nuestro, y que por desgracia aquí en España, tiende a caducar con cada legislatura. Lo justo y necesario para que el presidente del gobierno correspondiente sobreviva al mando y mantenga calladitos a todos los padres y madres preocupados por la dudosa preparación de nuestros hijos y más que segura de aquellos que están y han estado al frente de la reforma del sistema educativo durante tantísimos años. Pero no nos quedemos con la respuesta fácil en la que ahondó Jordi Évole.

Tal y como mencioné hace 3 meses (1*), nuestro mayor problema a nivel nacional es una crisis de valores. Porque todo este problema radica en la falta de conciencia social y en la desconfianza generalizada hacia los demás (y no nos excusemos en que esa desconfianza la han originado los políticos profesionales(2*) que han jugado a alternarse el poder, reírse de los ciudadanos y revalorizar inmerecidamente sus retribuciones). Todos y cada uno de nosotros somos responsables de esta crisis educativa. ¿Por que? La respuesta es sencilla. Desconfiamos de los profesores y sobreprotegemos a nuestros niños. Porque sí, porque cuando llega la hora de la verdad todos nuestros niños son maravillosos, buenísimos, y “a mi niño nadie me lo toca”.

 

Dejadez(3*), sobreprotección y sabelotodismo paternal

¿Cómo podemos dignarnos a defender “a capa y espada” a nuestros niños si ni siquiera le dedicamos el tiempo que merece a su educación? Delegamos en los maestros para todo; para educar y para enseñar, y sin embargo nos permitimos el lujo adicional de criticar la labor de los docentes.

A partir de los tres años los niños son auténticas “esponjas” y absorben/se impregnan de todo lo que ven. Desde el primer momento en el que ponemos en duda la capacidad del maestro en casa, le llevamos la contraria, o simplemente no seguimos un plan de interacción familia-niño-centro, nuestros hijos no solo comienzan a quitarle credibilidad y sino también importancia a lo que diga en clase la persona sobre la que recae casi todo el peso de su formación.

Con esto provocamos que las únicas figuras de autoridad que reconoce el niño sean los padres (y gracias), porque tenemos la idea equivocada de imponer nuestro propio sistema de educación sin pensar que debe de ser un trabajo en equipo de los dos padres y actuar en consonancia con el colegio.

Retrocedamos en el tiempo y valoremos los resultados que tuvieron nuestros padres sobre nosotros caso por caso:

* ANTES: Cuando un niño se caía al suelo y se raspaba la rodilla o el codo en una caída, íbamos nosotros a nuestros padres y con un agüita se curaba todo para volver a correr como si nada. AHORA: La madre sale corriendo a socorrerle con las manos en la cabeza. CONCLUSIÓN DEL NIÑO: Mi madre vendrá corriendo a por mí cuando me pase algo (creando así una dependencia abusiva).

* ANTES: Cuando un niño desobedecía, pegaba a otro niño o se faltaba gravemente el respeto a uno de los padres, un azote nunca venía de sobra. AHORA: Una cachetada en el culo es motivo de maltrato. CONSECUENCIA: Niños que amenazan a sus padres con denunciar a la policía.

* ANTES: Muchas veces por la cuenta que les traía los niños procuraban callarse los castigos que les ponían en el colegio, porque sabían que al llegar a casa podría ser peor la riña que les podría esperar. AHORA: Los padres no solo no riñen a los niños por su mal comportamiento en clase, sino que llegan a consolarles por el castigo del profesor. CONSECUENCIA: Los padres restan autoridad al maestro y como consecuencia el niño

comienza inconscientemente a faltarle el respeto al profesor, y asume como normal ese comportamiento para repetirlo en el futuro en otros entornos.

No quisiera que se interpretara esto como un posicionamiento favorable ni a los azotes, ni a las broncas o ni chantajes. Este pequeño “viaje temporal” tiene como objeto valorar algunas situaciones que se daban tiempo atrás y que bajo mi punto de vista no dieron tan malos resultados. Pero estamos en el año 2013 y debemos buscar nuevas estrategias, formas de motivación, castigo, prestar más atenciónal seguimiento escolar de nuestros hijos y estimular su autonomía y responsabilidad.

Asumamos todos nuestra parte de culpa en la educación de los niños (padres/madres, familiares, amigos/vecinos). No echemos piedras sobre el tejado de otro “compañero de equipo” y rememos en una misma dirección. Una idea (adecuada) sólida llevada a cabo por la familia y el centro puede tendrá mucho más efecto que varias posturas que se contraponen y se pisan unas a otras. Es un error de los padres prescindir de los maestros en la educación de nuestros niños y olvidamos que, a diferencia de nosotros, los maestros están pendiente de ellos en momentos de trabajo, de juegos, de relacionarse con otras personas, y presencia infinidad de situaciones que sin la presencia de sus progenitores, les hacen actuar con mayor naturalidad y ser ellos mismos.

Aldir Fernández Cañete (@aldirferca)

————————————————————————————————-

1. También mencionado en “Diversidad, ¿problema o solución?” http://dstats.net/download/http://almusara.tripod.com/webonmediacontents/almusaraEyD_002.pdf

2. Diferenciamos entre políticos profesionales y vocacionales. Los primeros viven de la política, y los segundos por/para la política.

3. Un ejemplo antónimo de dejadez: “[…] De hecho, la escuela imparte clases de español para que los padres puedan ayudar a sus hijos con los deberes.” http://www.lasexta.com/programas/salvados/noticias/magisterio-carrera-que-todo-mundo-elige-cuando-dan-nota_2013020300093.html

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s