Plantémosle cara al bullying

Considerado como el principal problema en los cetros educativos, el bullying1 es el Problema a afrontar (que no a erradicar) de la última década… y de la que vendrá.

Y digo “afrontar” porque no es algo que podamos ni debamos suprimir. Hay que afrontarlo, porque como docentes (padres, entrenadores, maestros, etc.) nos encontramos en un continuo proceso formativo de enseñanza-aprendizaje, y todas las experiencias que se presentan debemos utilizarlas para que, en un futuro, sepan nuestros niños reaccionar ante cualquier tipo de bache que puedan encontrarse. Debemos llevar a cabo aprendizajes significativos y no “salvarlos” o aislarlos de la realidad. Tenemos la obligación de enseñarles.

Cara a cara con el problema
Debemos ser conscientes que el entramado de relaciones interpersonales que se dan en un aula es demasiado complejo para analizar cualquier situación de los alumnos en un periodo corto de tiempo.

Estas son las tres principales dificultades que podemos encontrarnos dentro de estas complejas redes:

* El líder manipulador no tiene por qué ser el mismo que ejerce la máxima violencia contra la víctima, dado que como buen manipulador conseguirá rodearse de aliados que le hagan el trabajo sucio, y si no sabemos identificar quién es este líder, la intervención sobre el grupo acosador fracasará.

* Tanto el descubrimiento del problema, como la identificación del niño-acosador como el niño-influido deberá ser un trabajo en equipo e interdisciplinar, puesto que el objetivo es erradicar este comportamiento y marcar unas normas y un “modus operandi” común para todos los miembros participantes en ésta.

* Cuando pensamos en la violencia, en sentido abstracto, nos imaginamos conductas tan dramáticas que tendemos a considerar que es algo que está fuera de nuestras aulas, pero hay muchas formas de ejercer la violencia que pueden suceder dentro de los centros educativos, cuya crueldad y sofisticada implicación psicológica nos sorprendería.

Normalmente, cuando se crea una situación de bullying suele ser originada por la figura de un líder, ya sea público u oculto, y que sirviéndose de su rol y del reconocimiento entre sus compañeros da comienzo esta situación.

El primer paso a seguir para abordar el caso debe ser identificar al niño que ha originado esta situación. Las siguientes acciones se llevarán a cabo de manera solapada, es decir, no deben estar diferenciadas ni espaciadas, sino secuenciadas y entrelazadas. El segundo paso será unificar al resto de los alumnos para que reconozcan el caso como una forma de violencia y rechacen que se continúe con esta actividad. El siguiente será que el niño-víctima se revalore personalmente, y por último la aceptación del niño-abusador.

Para llevar esta progresión debemos servirnos de una metodología mayoritariamente inductiva con actividades y juegos cooperativos, y del descubrimiento guiado como estilo de enseñanza como piezas clave para atacar este tipo de violencia escolar.

Víctima, agresor, compañeros, maestros y familias… todos a una.
A pesar de vivir en una sociedad eminentemente pacífica y en un momento cumbre de concienciación de la cultura de paz, es inevitable que exista algún tipo de violencia en algunos de los hábitos en el que vivimos. El principal problema radica en que los implicados en estas situaciones muchas veces desconocen desde donde empiezan estos comportamientos agresivos y abusivos.

Es en los centros educativos desde donde debemos empezar a trabajar esta carencia, y tal como señalan Ortega y del Rey, “si no somos conscientes de que estamos bajo un ataque de ira o bajo un fuerte sentimiento de frustración no ejerceremos ningún control compensatorio sobre los actos y actitudes que dicha emoción nos provoca” (2003). Es por eso que nuestro primer paso debe ser la concienciación del violento y del correcto comportamiento, empatizando y controlando las emociones.

Pero para que podamos valorar los resultados de esta idea, necesitamos del apoyo de la suma de todas las figuras y referentes que tienen los niños hoy en día, porque ésta es la causa de la violencia entre niños; no vienen a ser nada más que un reflejo de lo que acostumbran a recibir a través de todas las fuentes a las que tienen acceso.

Por eso, es de vital importancia trabajar este proyecto educativo en consonancia y paralelamente a un proyecto de colaboración antiviolencia con los padres. Todos debemos montarnos en un mismo barco y remar en una misma dirección para llegar al destino.

Mucha teoría, pero pocas experiencias prácticas.
Desde mediados de los 90, muchos han sido los proyectos que se han iniciado en este campo. La mayoría de ellos se han dedicado a la recogida de datos, algunos se han aventurado a marcar algunas pautas a seguir para su intervención, pero ninguno todavía se ha atrevido a publicar la resolución de un caso real concreto.

La mayoría de los autores abusan de extensiones teóricas, utópicas y procesos poco adecuados a los que se destinan. Y este es el principal problema: la falta de funcionalidad de los proyectos por ser en la mayoría de los casos abstractos o que no se ajusten a la edad.

Sin ánimo de menospreciar y criticar el trabajo realizado por tantos profesionales que han trabajado y trabajan en este campo, hago un llamamiento para que podamos compartir y hacer públicas entre todos: soluciones o experiencias que afronten este problema, talleres de prevención, o cualquier ayuda práctica, real y útil para todas las personas que se ven implicadas en cada caso de bullying. Por este motivo, ponemos a disposición de los interesados un repertorio de actividades y una propuesta de taller para trabajar con niños y que pueden pedir por correo electrónico.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s